Equipo freelance: profesionales contratadores, un nuevo perfil al alza

Опубликовано - Последнее изменение:

Siendo freelance, seguro que estarás acostumbrado a hacer frente a imprevistos, saltar baches que no esperabas, hacer malabarismos con todos tus recursos... En definitiva, sacarte las castañas del fuego tú solo. Porque si algo caracteriza a un freelance es su capacidad de ser todoterreno y de andar por todo tipo de situaciones y, al final, salir airoso. Pero hay ocasiones en que simplemente las circunstancias superan a tus hercúleas capacidades de superhéroe freelance. ¿Qué hacer cuando todo está en tu contra, para no sucumbir al estrés y al horror? Imagínate que, de repente y sin esperarlo, varios clientes se interesan por tu perfil y te invitan a sus proyectos y probablemente te emociones y dejes que te los adjudiquen todos, sin pensar en el futuro inmediato. Habrás pasado de poca carga de trabajo a demasiada. Es entonces cuando puedes verte desbordado. O imagínate que ves un proyecto que te interesa y, aunque no cuadre con tu área de expertise, te postulas y el cliente te lo adjudica. ¿Qué pasará si ves que no puedes, que no eres capaz? O imagínate por otro lado que detectas un proyecto en el que puedes desarrollar una parte, pero la otra no porque, pongamos, no dominas html pero sí el diseño. ¿Entonces, qué? Puedes hacer varias cosas, puedes tomar el ejemplo de Karla, que pasó de trabajar como profesional en Nubelo a componer su propio equipo freelance de 27 miembros. Bueno, tampoco hace falta ir tan lejos al principio, pero sí que puedes detectar algún perfil que cuadre con lo que podrías llegar a necesitar. Por ejemplo, si eres diseñador, podría irte genial encontrar a un desarrollador web o experto en HTML y CSS que lleve a cabo tus diseños web. ¿No sería genial poder presentar trabajos completos? O, si eres redactor o blogger, podrías contar con un diseñador que te ayude editando imágenes para tus posts, para hacerlos más atractivos. ¡Tendrá más recursos gráficos que tú! Equipo freelance trabajo nubelo

¿Cuándo podrías necesitar contratar a otro freelance?

Cuando te adjudican un proyecto que te queda grande

Pongamos una situación, un poco inventada: te aventuras a postularte a un proyecto en el que se piden 8 artículos por día para un blog especializado en gastronomía. Tú eres blogger, pero no eres experto en gastronomía, así que va a tocarte investigar. Pasas un par de días hasta el cuello, lo consigues pero llegas a meta medio ahogado. Ves que no podrás aguantar muchos días más, porque tienes más clientes y éste es un proyecto que te queda grande. DRAMA. ¿Qué hacer entonces? No tires la toalla, no te desesperes y, sobre todo, no dejes colgado al cliente. Pide ayuda a otro freelance redactor y podréis dividiros el trabajo, formando un maravilloso tándem/dupla/equipo freelance. Si te dejas llevar por la histeria y abandonas al cliente, probablemente el proyecto se cerrará a medias y la valoración será.... dejémoslo en que tu valoración no será la mejor. Así que te quedarás con una reputación cuestionable y sin los ingresos con los que contabas. Si mantienes la calma y tomas la decisión de formar un nuevo equipo freelance, saldrás ganando, ya que mantendrás un proyecto interesante y, además, tendrás la oportunidad de demostrar que puedes gestionar un equipo freelance. Convertirte en contratador al ver que un proyecto te queda grande no significa delegar todo el trabajo en otro freelance, el objetivo es encontrar otro par de manos amigas que te ayuden a cumplir los plazos y complementen tu trabajo. Debes funcionar como un líder de proyecto y marcar las pautas, pues el cliente ha confiado en ti para completar el trabajo con éxito.

Cuando te prestaste a un proyecto que realmente no dominas

Quizá no entendiste bien las necesidades del cliente o pensaste que con tus habilidades bastaría para cumplir con lo encomendado. Da igual el motivo, el caso es que tienes un proyecto adjudicado y que, en realidad, no tienes ni idea de cómo vas a llevarlo a cabo. Tienes las mismas dos opciones que antes, renunciar con él adjudicado, con la mala reputación que conlleva, o reunir fuerzas y pensar. Entonces quizá te des cuenta de que necesitas la ayuda de un profesional que domine los conocimientos que a ti se te escapan. Puede que estés asustado, pero en cada crisis se esconde una oportunidad. En tu caso, la oportunidad de encontrar el complemento perfecto para tu trabajo, tu otra mitad, el segundo miembro de tu equipo freelance que puede llevarte hacia el éxito. Imagínate. Resulta que hiciste un cursillo de HTML y CSS y te ves animado, así que te postulas a un proyecto sencillito para maquetar una página web. Todo bien, hasta que te sientas y descubres que, realmente, no tienes ni idea de cómo afrontarlo, porque la posición absolute y relative tienen más miga de la que pensabas y no puedes solucionarlo. Yes, I've been there. Entonces, lo mejor que puedes hacer es buscar a un profesional en Nubelo que pueda ayudarte, que realmente sepa programar páginas web. Piensa en este primer proyecto como en un comienzo, si sale bien podrás acudir de forma habitual a ese profesional freelance para asumir proyectos más grandes. Si eres diseñador, se acabó descartar proyectos con componentes más técnicos. Si eres gestor de contenidos, que no te frene no dominar programas de diseño o edición de vídeo. Encuentra a esa persona que te ayude a hacer realidad todas las ideas creativas, técnicas o alocadas que tienes en tu cabeza. Cuando lo consigas, verás todo lo lejos que puedes llegar.

Cuando tienes alguna necesidad y, entonces, te conviertes en cliente

Todo lo anterior tiene que ver con problemas derivados de una mala gestión o proyección. Ahora hablemos de necesidades. Como freelance, tienes necesidades. Un logotipo profesional, una página web o incluso un portafolio atractivo. La clave es llegar a tu público objetivo: los clientes de Nubelo. Y hacerlo de forma atractiva y ultraprofesional. Sólo tienes que pensar qué clase de necesidades tienes según tu perfil. Hay muchos proyectos que pueden ayudarte a mejorar tu imagen y reputación como experto freelance. ¿Qué mejor que otro freelance para realizarlos? Además, como contratador, partes con ventaja, conoces a la perfección el otro lado de la moneda, lo que te será útil durante todo el proceso, desde el briefing hasta a la hora de tomar una decisión acertada.

Contratar a otro freelance, experiencia para mejorar tú mismo

Los profesionales que contratamos a otros profesionales freelance somos mucho más exigentes: sabemos lo que cuesta un proyecto y no se lo adjudicaremos al primero que pase. Por eso, estas ocasiones también pueden aprovecharse para tantear el terreno y conocer a posibles candidatos que en un futuro, cuando surja el proyecto adecuado, puedan unirse a nuestro maravilloso equipo freelance. Y sirven también para saber cómo percibe un cliente a los profesionales, lo cual te ayudará a mejorar tus propias propuestas como freelance. ¿Qué mejor forma para mejorar tu forma de postularte que contratando por ti mismo? Piérdele el miedo, acabarás ganando. Y quién sabe si acabarás con una agencia de tres docenas de freelance como Karla. Freelance contrata a freelance para equipo freelance en nubelo

Следующая статья

La nueva forma de trabajar vs la vieja forma de trabajar